El Monasterio Sviatohirsk Lavra de la Asunción en Donetsk

Las cuevas sagradas de Sviatohirsk en la provincia de Donetsk, Свято-Успенська Святогірська Лавра, se ubican a la orilla derecha del rio Seversky Donets cerca de la ciudad de Sviatohirsk.

El nombre “Святогірськ” significa, literalmente, montañas sagradas.

En 1578 Alessandro Guagnini escribió algo sobre las Montañas Sagradas:

Hay también otro Don, un pequeño río que se origina en el principado de Seversky, y es llamado Seversky Donets. Este río sobre el Azov desemboca en el gran Don. Se dice que allá en las montañas, llamadas Santas, hay algunas imágenes y pilares de antiguos templos paganos. En estas orillas, como se dice, Alejandro el Grande, rey de Macedonia, colocó pilares en memoria de su gloria inmortal y como frontera del estado macedonio, pero ahora casi no son visibles sus ruinas.

Actualmente el Monasterio, nombrado “Lavra” (Monasterio con cuevas) en 2004, es el punto central del Parque Nacional Natural Sviatohori, aunque data realmente desde antes de 1526, mencionado en un documento de Sigismund von Herberstein.

Iglesia de San Nicolás y capilla de San Andrés

Los monjes eremitas buscaban áreas aisladas en las que cavaban sus cuevas, diminutas, en las que se encerraban a orar, y sólo salían cada dos días a comer un trozo de pan y beber un trago de agua. En esta región, inhóspita en ese entonces, los monjes edificaron un pequeño Monasterio tipo Lavra, asediado constantemente por ataques tártaros.

Otros piensan que, debido a la persecución a ciertos monjes del monte Athos, éstos huyeron a refugiarse a Crimea, y algunos otros luego se aventuraron aguas arriba del rio Donets, fundando monasterios a todo su largo.

Muchos afirman que esta construcción, refiriéndonos a las cuevas, es mucho más antigua y data del siglo XI.

Los 800 metros de cuevas que se introducen en las montañas sagradas fueron, además de un sitio para orar, un lugar para ocultarse durante las incursiones tártaras; existe un mito que dice que hay laberintos y pasadizos ocultos que conducen incluso a la orilla opuesta del río Seversky Donets, aunque esta leyenda no se ha comprobado.

En 1787 lo notó Catalina II, quien lo secularizó, clausuró y regaló a Grigoriy Potemkin, su mano derecha (y amante), quien se lo heredó a Alexander Mijailovych Potemkin y su esposa Tatiana. Ellos financiaron, a partir de 1844, la reconstrucción del Monasterio.

Durante ella se construyeron varios edificios adicionales, coml hoteles para peregrinos, hostales para monjes, un refectorio (comedor), taller de herrería, apiarios, fábrica de candelas, taller de sastrería y muchos otros.

Llegó a ser la construcción religiosa más grande del este de Ucrania; eran miles de mikes de peregrinos quienes lo visitaban.

Tras la revolución Bolchevique fue destruido, reconstruido y en él vivían 600 monjes, pero durante la epoca soviética fue derribado de nuevo y quedó en el olvido. El material de las iglesias se utilizó para otras construcciones, más preferibles para el régimen soviético. Claro, todos los monjes fueron asesinados.

Hasta 1991, con la Independencia de Ucrania, iniciaron los trabajos de reconstrucción, que finalizaron un año después.

Para el 29 de diciembre de 2003 ya todas las construcciones y terrenos circundantes pertenecían a la Iglesia. Para 2004 vivían ya en él 100 monjes, y su número ha aumentado.

El 25 de octubre de 2005 el Banco Nacional de Ucrania acuñó esta moneda conmemorativa de 10 hryvnyas.

Los 5 campanarios del Monasterio tienen 54 camoanas, teniendo la mayor un peso de hasta 6 toneladas.

Pero a 2 km al oeste del Monasterio se puede encontrar otro juego de cuevas e iglesias subterráneas, lamentablemente dañadas por vándalos durante la historia, pero que conservan algo la historia.

Según una leyenda aquí vivió San Juan el Eremita, en una Iglesia subterránea que dedicó a San Nicolás, en la que se mantuvo durante 17 años seguidos. La entrada, cubierta por un misterioso polvo similar al yeso, se derrumbó parcialmente.

Pero por ella solamente logra pasar una persona. Más adentro, sin embargo, se vuelve más ancha, dejando 4 personas al lado una de otra, y luego hasta 2 mt de ancho, con cuartos amplios, supuestamente cuartos comunales, a ambos lados. Luego da un giro de 90 grados a la derecha y también abruptamente hacia abajo, dirigiéndose al río, y tras 40 metros de corredor, se bifurca de nuevo.

Uno de los dos caminos está bloqueado, y el oteo conduce a 3 cuartos amplios.

Sobre el muro oriental aun se ven los trazos del iconostasio de la primera iglesia subterránea, que existió hasta 1632, cuando su nombre era “de la Asunción” (Uspenskaya). De aquí se dirige al refectorio,de planta rectangular, al norte del cual hay un corredor que conduce a la Iglesia de la Asunción, en el tercer piso de las cuevas. Y un segundo corredor lleva a lo más profundo, la caverna Alekseyvsky, con una iglesia de 4 mt de alto.

Los monjes tallaban los íconos en el yeso.

Arqueólogos han encontrado objetos de los siglos VIII al X cerca de la curva del eremita Juan, un lugar imperceptible dentro de la montaña. Se cree que aquí es donde se ocultaban los monjes durante las incursiones de Batu Khan, o incluso anterior a este período, donde los primeros cristianos, perseguidos, realizaban misas y se escondían de sus persecutores.

Video

Capturas de Google Maps para la ubicación